martes, 15 de septiembre de 2009

El Matrimonio

Voy a explicar en cortas palabras las razones que me llevaron a no casarme con todas mis novias, fueron más de 15 y no es mentira, ni me lo inventé ahora ni antes, pero todas y cada una de ellas me dieron amor, pasión, deseo, etc... mejor dicho todos los placeres en un solo frasco y todo para mi solito, obviamente compartiendo con ellas toda la felicidad y todo el goce. Cuando digo no casarme con todas mis novias, no son todas al tiempo, ni jeque árabe que fuera, digo con todas, porque en su momento sentí el deseo de casarme, como le pasa a muchos o como en mi caso me pasó con tres de ellas. Si ellas leen este artículo se acordarán las razones que me llevaron a no hacerlas mías, pero ahora que lo pienso con cabeza y cabecita más fría, pues a la larga hubiese sido un desastre total, por lo menos así lo veo yo. Porque digo un desastre total, de pronto lo digo por mí en estos momentos, o por ellas en estos momentos. A uno le llega como el momento y a mi me llegó tres veces, en serio, digo en serio porque había que hacerlo con seriedad.


SHIRLEY, alta, obesa pero espectacular, ojos color miel, caleña 100%,
Porque no me casé con ella, linda si lees esto te acordarás cuando te pedí matrimonio y te acordarás también de lo que me dijiste. Yo estaba realmente enamorado de ella, una mujer alta, obesa pero eso no importaba, personalmente si pesara una tonelada, de todos modos me hubiese casado con ella, me enamoré no solo de sus cualidades sino perdidamente de sus defectos. A hoy no me arrepiento de no haberme casado con ella, la razón una falta de identidad enorme que vine a descubrir en un viaje que hicimos los dos a las playas de Ladrilleros en Buenaventura, más exactamente en el avistamiento de ballenas de Octubre, fecha: 12 de Octubre que lo pasaron para el lunes siguiente, ella pidió permiso en la oficina y a mi también me lo concedieron, mejor dicho se nos dieron las cosas. Salimos el viernes siguiente al medio día, todo estaba planeado, ya tenía pago con anterioridad, los pasajes terrestres y marítimos, mejor dicho hecho. Llegamos a Ladrilleros como a las 5 pm, nos registramos y al día siguiente, desayunamos en el hotel y nos preparamos para ir a la playa, yo tenía planeado hablarle en la noche. Estuvimos todo el día en la playa, salimos en bote a Punta Barra y allí almorzamos, eso estaba planeado, ella super contenta.

A la noche me dijo que quería llamar a Cali y le dije que si, que lo hiciera, pensé que iba llamar a la mamá y resultó llamando a una amiga para que la aconsejara con respecto al viaje, pues lo hizo, y tan lo hizo que el que quedé mamando fui yo, en fin, pero eso no me detendría, pedí una botella de vino (ya pagada) y me la llevé a conversar al estadero del hotel, nos dieron las 12 pasadas y me lancé de una. Palabras más palabras menos le dije algo así:... desde hace un año largo te ví en esa reunión de ingenieros y me enamoré de tí, nunca lo había estado de una mujer y me había durado tanto, pero te ví y te hice mi novia y desde ese día hasta hoy sigo aún enamorado de tí como la primera vez, Shirley te sueño casi todos los días, eres la mujer que quiero que me acompañe el resto de mi vida o la parte de mi vida que me queda y quiero estar solo contigo por esta razón (saqué el anillo) quiero que seas mi esposa? Shirley se quedó perpleja no se exactamente si de alegría o de asombro pero me dijo como a los 10 minutos: "Carlos yo también te amo y deseo pasar el resto de mi vida contigo pero esta decisión no depende de mí sino de otras personas y tu sabes de quién". Me quedé de una pieza, cogí el anillo y lo apreté tan duro que me salió sangre, pero no me importó, jamás pensé en mis años que una mujer me fuera a salir con semejante respuesta, cogí la botella y creo que me la mandé toda de un solo tajo. Se me vinieron las lágrimas y lo más triste que fué delante de la mujer que yo quería para mí, para compartir mi vida, para tener familia, mejor dicho hubiese mandado a mi familia al mismo infierno por ella y con las que me sale. Ella empezó a hablar de su amiga y de su relación de amistad con ella y que tanto la influía, a mí mis amigos si me habían comentado algo al respecto pero nunca quise creer nada. En fín hasta ahí llego mi amor por Shirley, hasta hay llegaron mis sueños, mi casi familia, mejor dicho, hasta ahí se me acabo el amor por ella y ella lo supo tiempo despues.
LILIANA, alta, esbelta, 100% caleña, bailaba delicioso, nos entendíamos 100%
Luego de terminar con Shirley, salgo en una cita a ciegas y conozco a Lili, se llamaba Liliana, bailaba delicioso, hacíamos la caida de la hoja (me encanta ese pase de salsa) salimos con Liliana casi dos meses ininterrumpidos, yo diría que me olvidé por completo de Shirley, esa era la idea, borrarla de mi mente y esta mujer en cierta forma me ayudó (digo me ayudó porque fué para mi un apoyo que no pedí pero que ella en sus buenas formas lo ofreció y yo acepté) y pude superar mis miedos que me dejaron la relación pasada y la falta de confianza. Con Liliana salíamos mucho, conocimos casi todo el Valle del Cauca, Quindío, Risaralda, las playas de Ladrilleros y Juanchaco, Punta Barra, Gorgona (que incluso nos paso algo gracioso, pero esa es otra historia), Bahía Solano, mejor dicho salíamos de viaje como pareja, eso quería yo de una mujer, poder disfrutar al máximo y lo mejor es que ella me colaboraba casi en un 50%, eso era lo mejor, nos gustamos desde el primer día que salimos y desde ahí comenzó una relación que se afianzó dos meses después cuando me le declaré y ella encantada de la pelota. Con Liliana habían varias cosas que nos unían, una de ellas mi espíritu aventurero, ella era mi complemento, también bailaba delicioso, era independiente con sus papás (digo independiente porque nunca les mentía cuando salíamos y nos quedábamos dos días o más fuera de casa), sus papás le tenían confianza y con el tiempo a mí también. Con Liliana eramos más que una pareja de novios, había una comprensión inimaginable como si nos conociéramos de toda la vida. Con Liliana y amigos hicimos un grupo de salidas, éramos 3 parejas, dos casados (que aún conservo como amigos) y Liliana y yo. Salíamos a rumbear por el año 1994, con ella duramos un año y un par de meses, fue un complemento hermoso por así decirlo. Que pasó con ella, con ella pasó de todo, teníamos los dos planes de matrimonio, habíamos comprado en compañía una cabaña en Ladrilleros (con tanta frecuencia íbamos que era más económico tener algo propio, que cada vez alquilar), teníamos cosas de casa y ropa de cama, teníamos electrodomésticos, mejor dicho media casa casi comprada con ahorros de los dos, teníamos incluso en Cali un apartaestudio (estábamos mamaos de motelear) para reunirnos cuando salíamos (normalmente algunos miércoles y los fines de semana).

En muchas oportunidades jugábamos con nuestros amigos al juego La verdad o te atreves, este juego era la costumbre en Cali por esos días y nosotros que nos le medíamos a todo pues no éramos la excepción, el caso es que una vez jugaron solo las mujeres y allí fue el fín de todos los planes. En medio del juego le hicieron una pregunta a Liliana: Si tu pareja se quedara sin puesto tu que harías? La mantendrías, la apoyarías hasta que se estabilizara o la sacarías de tu vida? Ella dijo: si tengo que mantener a mi pareja pues que se vaya olvidando porque si no me funciona económicamente pues no me interesa para nada, la relación de pareja no es solo sexo.

A mi el cuento me llegó por una amiga y no ese día sino días más tarde. Yo la verdad me sentí como vacío, además porque en esos días habíamos visto el reflejo de amigos que perdían a sus parejas por circustancias parecidas. Yo en unos días no hablé con ella, ella me dió unas razones que no acepté. Me parecieron razones bastante egoístas, porque a cualquier persona le puede suceder quedarse sin puesto y que su pareja lo acompañe económicamente mientras se reactiva, esa parte ella no la asimilaba, como quien dice, me llené de valor y decidí tomar la delantera en la relación y romper con todos los sueños que teníamos. La cabaña que era de los dos y que estábamos pagando, le compré la parte a ella, talvés para no tener que verla por allá tan seguido, porque Ladrilleros para mí es como el inicio y será el fín de mi vida.

 
PAULA, negra, esbelta, bailaba delicioso, 100% entendimiento en todo
El año siguiente no pasaron por mi vida muchas mujeres, o mejor dicho si pasaron pero no para matrimonio, en noviembre de ese año me retiro de una empresa y paso a otra dos meses despues, en enero siguiente, antes de empezar en la otra empresa me voy unos días para Ladrilleros pero solo, no quería irme con nadie, para pensar, meditar, mejor dicho soledad total. Soledad? cual soledad, si a la primera mujer que veo y estaba espectacular como siempre mi amiga de muchos años atrás Paula, una negra espectacular y que sabíamos que nos gustábamos pero por cosas del destino no habíamos logrado nada, mejor dicho nos rumbéamos muchas veces pero nunca había habido una relación formal, para evitar con la familia de ella y mía por su puesto. En esos días con Paula paso de todo y más bien rapido. Pero lo que me trae aquío son las razones por las cuales no me casé con ella. No me casé con ella pero conviví mucho tiempo o por espacios de tiempo con ella, es más teníamos un lugarcito bien bacano en Buenaventura y nos encontrábamos con cierta frecuencia allí, ella viajaba desde Ladrilleros disque donde unas primas y yo iba y me encontraba con ella.

No me casé con Paula por protegerla, pero no por su color, porque a mi las negras, a mi me fascinan pero a mi familia no, para mi familia una negra es una maldición por así decirlo y no iba a exponerla a comentarios de pronto porque la mayoría de racistas habla sin pensar y van diciendo cualquier barbaridad y no quería esa vida para ella. Me hubiese gustado mucho haberla hecho mi esposa como Dios manda, pero su familia tampoco quería nada con un blanco (yo), porque entre los negros hay como una ley de que ellos se casarán siempre con los de su raza para conservarla, ella la verdad poco compartía eso, pero por cuestiones de familia si. Con Paula nos une un vínculo muy hermoso desde hace 9 años.

Estas historias que llenan mi vida, porque la llenan aunque no lo crea amigo lector, me llenan porque a veces digo que tal hubiese sido mi vida si la hubiera compartido con cualquiera de estas tres mujeres, afortunadamente no están compartiéndola, porque hubiese sido un desastre, desastre porque uno se puede equivocar al escoger por escoger o por no quedarse solo en la vida. Hoy no me arrepiento de haber roto relaciones a tiempo, no me arrepiento porque he visto el panorama de algunas personas y no me gustaría estar en el pellejo de ellos. Tengo sin equivocarme por lo menos 4 o 6 amigos separados de las que creyeron sus esposas, porque las conocieron desde el noviasgo y yo fuí protagonista desde el comienzo de las relaciones, es duro no para mí sino para los demás a veces ver los toros desde la barrera, pero así es la vida, unos van y otros vienen, a unos les vá bien y a otros les va mal, a mí eso ni me afecta en lo más mínimo ni me afecta en lo más máximo, pero que hubiese sido mi vida al lado de Shirley y con la amiga de consejera, que hubiese sido mi vida al lado de Liliana y que me hubiese mandado a la m... luego de perder el trabajo o que hubiera pasado en mi vida al lado de Paula, rechazada por mi familia solo porque es diferente y sin ser aceptado por la familia de ella. Yo diría que a hoy no me siento el hombre más libre del mundo pero quise proteger a las personas que algún día amé con locura y que se que ellas me amaron también.