lunes, 4 de octubre de 2010

La familia que me tocó


Cuando uno dice la expresión La familia que me tocó, no todo el mundo lo toma a bien, voy a explicarlo como lo veo yo o más bien como lo interpreto en mi humilde opinión.

En la antiguedad cuando se empezaron a formar los clanes que era la unión de grupos de personas y que luego se le denominó familia, todas esas familias tenían diferentes formas de pensar y de hacer sus labores y esto es lo que cada una de las familias de nuestra época hace y realiza en el día a día.

Cuando yo digo la expresión La familia que me tocó, es porque en mi familia suceden cosas hasta ahora inverosímiles, pues existe lo que hay en todas.
Por ejemplo existe un grupo de personas que yo  los que yo llamo vacas sagradas, que son los personajes intocables, que nadie puede decirles nada y que ellos en cambio si pueden hablar y deshablar de los demás. Normalmente las vacas sagradas de las familias son los de más edad, pero igual intocables. Un ejemplo: un vaca sagrada le puede echar la madre a cualquiera, pero hay quien le ofenda la madre a él, porque se puede meter en un problema tan grande que puede ser hasta desterrado o declarado persona no grata ante los demás.

Para mí las vacas sagradas de las familias integran lo que también he llamado el Consejo de Ancianos, no solo porque son los de más edad sino porque se reúnen secrétamente a discutir lo de los demás y toman decisiones de uno a veces acertada o no, pero como son los que "mandan" entonces hay que rendirles tributo, como rey y su céquito.

 En una oportunidad hice un montaje para algunos familiares que creen ser los dueños de mi clan y lo que pasó en Roma hace unos años fue una bobada para lo que casi sucede dentro de mi familia en esa oportunidad. Para ellos el tema Ancianos acompañado de la palabra Consejo fue más que una ofensa.

Para mí en cambio si el día de mañana hago parte del Consejo de Ancianos de mi familia, lo tomaré como un honor.

Por eso digo que depende como uno tome las cosas, como las interprete y como las trasmita es como la mayoría las toma. Pero de todo esto hay de todo hay quienes viven en una nube y cualquier cosa que uno les diga es malo, hay otros que no viven en una nube pero "son mirame y no toques" y cualquier cosa que uno diga para ellos es malo, mejor dicho es poquito decir La familia que me toco. Claro que hace unos meses algún miembro del clan llamó a la familia que me toco, como la familia entre comillas, para algunos un honor salir entre comillas, para otros una ofensa.

Para terminar una frase que escuché el día de hoy y me pareció graciosa:

"Hay personas que se la pasan mirando la paja en el ojo ajeno y lo que no saben es que internamente tienen el rancho ardiendo"

Que tiene que ver paja con rancho, pues de fácil interpretación: uno no puede criticar a los demás con sus acciones si dentro del seno de su familia hay más cosas o cosas peores que los demás ven. Yo lo veo así.