lunes, 22 de agosto de 2011

Una oportunidad que no podía desaprovechar

Hace una semana exactamente uno de mis colegas y amigos me pasó un dato sobre una convocatoria para trabajar durante la época de elecciones en la Registraduría, mandé mi hoja de vida con las ganas, la actitud y el compromiso que iba a ser escogido, pasaron dos dias y no me llamaban, sin embargo esperé al tercero y me llamaron para que fuera a formalizar el cargo. Nos presentamos a las 9:00 am un poco más de 100 personas, para un total al dia de unas 500 creo yo o más. Luego de la presentación en sociedad por decirlo de alguna forma en la que llevé algo así como 33 certificaciones de 23 cursos que he hecho a lo largo de mi carrera, tres diplomados, certificaciones de mi vida comunal y algunas arandelas de mis participaciones activas en seminarios como ponente. Cualquiera diría que iba para un cargo directivo, pues no, iba para un cargo camellador, donde pocos se le miden por el qué dirán o porque no nacieron para ese tipo de responsabilidades, pero mi caso no es ese, aunque llevé papeles a la lata sabía que no me iban a dar un cargo de mando medio, eso no ofrecen de ese tipo, y uno se le mide  o no se le mide. A los dos días nos volvieron a llamar para firmar la resolución de posesión del cargo, porque la Registraduría Nacional es un ente del Estado y toca formalizar el cargo.

Cualquiera diría que no se le mide sino a cargos directivos, habían desde auxiliares hasta mandos medios en todas las ramas, incluso profesionales desempeñándose como simples auxiliares, la paga muy buena y porque no aprovechar ese cuarto de hora. Le boté la información a seis (6) personas pero al único que me llamaron tres (3) veces fue a mi. La razón soy de lavar y planchar y cuando de 'camello' como decimos los colombianos se trata no me le arrugo a nada por más títulos, especializaciones y diplomados que uno tenga en su palmarés.

El caso es que estamos participando de alguna forma en las elecciones que se avecinan el próximo 30 de octubre donde se eligen gobernadores, alcaldes, concejales y miembros de las juntas administradoras locales de cada ciudad, municipio o región.