miércoles, 8 de junio de 2011

Leonardo DaVinci y la Máquina Voladora

El domingo pasado 4 de junio saqué un tiempo para ir nuevamente a la Biblioteca Virgilio Barco, con una misión, colocar en la cartelera de clasificados mi Banco de Oficios, ya tenemos varias cosas adelantadas, el fin de semana saque un twitter, una página en facebook y sólo faltaba más difusión entonces se me ocurrió colocar un aviso en la biblioteca, allí es buena práctica colocar uno avisos, pues los fines de semana esa biblioteca se llena de gente y quién quita les parece atractivo el aviso y se meten a la página y nos conocen. También coloqué un par de avisos personales como de costumbre. Aproveché para leer un poco algunas revistas de todo un poco, política, variedades, ingeniería y algunos periódicos. A las tres de la tarde entré al auditorio a ver una obra de teatro, hace un tiempito largo que no veía una buena obra de teatro con actores poco conocidos y con buen director, uno de los mejores de esta época: Rodrigo Candamil; la obra: Leonardo DaVinci y el Secreto de la Máquina Voladora; el reparto: actores poco conocidos pero buenos y con buen registro; el grupo: Fundación para la Divulgación de las Artes El Vulgar. En pocas palabras la obra trata de como Leonardo DaVinci el inventor de tantas cosas que vemos o hacemos en estas épocas llega a su estudio en compañía de su asistente un tipo entre inocente y gracioso, pero más gracioso que inocencia, el en medio de su inocencia le dá a su peor enemigo, otro científico de la época los planos de la máquina voladora, DaVinci convencido que es el único inventor de esos tiempos no se dá cuenta de que un personaje sacado de la imaginación de cualquiera es quien se gana los créditos por sus inventos. Su asistente con su inocencia a flor de piel se encuentra dentro de una relación amorosa y pícara con una mujer que le saca información sobre su trabajo, esta mujer está asociada con el inventor imaginario para sonsacar los planos de la máquina. Todo transcurre entre el invento como tal, la inocencia del asistente, la picardía de la mujer y lo oportuno del inventor imaginario. Al final de la obra los actores principales y suplentes danzan bailes de la época pero con tinte moderno: Black Eyed Peas - I Gotta Feeling. Muy divertida obra de teatro para una tarde entre fría y lluviosa.

En conclusión se cumplieron los objetivos de la visita: se leyó un poco, se colocaron los avisos y ví una entretenida obra de teatro con uno de los mejores directores a título personal.

Para el próximo domingo 12 de junio se presentará el Concierto Le plaisirs de la cour, Grupo: Scordura, música antigua; el domingo 19 de junio Concierto: Entre voces y cuerdas Grupo: Legado Andino Colombiano y para el domingo 26 de junio un concierto didáctico: Caperucita Roja con la Corporación Musical Sfogatto.