sábado, 10 de enero de 2009

Feliz año nuevo 2009

 

Como todos los años y este no fue la excepción, este nuevo año llego cargado de sorpresas, sorpresas para unos y sorpresas para otros. Este fin de año pasado, o sea diciembre de 2008 tuve nuevamente la fortuna de ir a visitar Barichara, el pueblo mucho más organizado gracias a la gestión de su alcalde que hasta la mano le di y me recibió bien. Las calles todas empedradas y esta vez complete las iniciales de mi nombre, me traje tallado en piedra la M y la R, la C ya la tenía desde la primera vez que estuve o sea en el año 2007, se me había caído al piso en una limpieza que hice, la repare y no quise comprar una nueva, quería esa.

El 24 de diciembre la pasamos en el parque, fue esta vez una miniteca organizada por los comerciantes de la plaza, personalmente si no hay orquesta de fondo la verdad pierdo el interés, porque no es lo mismo bailar con el maestro aguja que con una orquesta (esas son las mañas que le quedan a uno que fue tan rumbero y no se perdió caseta ni berbena).

El 28 de diciembre allá en Barichara celebran el día de los santos pichones, pero no pienses en sexo, sino pichones porque son jóvenes, en cambio en el Valle del Cauca y más exactamente en mi familia se celebran el día de los inocentes y se hacen bromas. El 28 si fue con orquesta-conjunto-papayera, todo el combo en un solo tirón, personalmente no me gusto mucho el ambiente y además porque, las mujeres en Barichara solo bailan con pobladores no con extraños, digo porque le hice el lance a más de una y nada de nada, me dedique a observar y picar el ojo.

Para el 31 la cosa fue diferente, la quema de pólvora duro como media hora larga, nunca había visto tanto volador junto, sin exagerar por lo menos lanzaron entre 100 y 150 voladores, entre las 12:00 del míércoles 31 de diciembre de 2008 y la 1:00 am del día jueves 1o. de Enero de 2009. También ellos tienen la costumbre de quemar años viejos que allá los llaman los carrancios, que son muñecos alusivos a personajes, hubo para todos los gustos.

En fín nosotros lo celebramos en el parque y nos divertimos cantidades, por lo menos las personas que no estaban acostumbradas a este tipo de celebraciones les gusto y me imagino que para la alcaldía esa era la idea.